5 Cosas que las personas exitosas hacen antes de las 8 de la mañana

¡Despierta y brilla! Las primeras horas de la mañana pueden ser tus mejores amigas.
Amadas u odiadas, las primeras horas de la mañana, antes de que empiece el trabajo, pueden ser la llave a un exitoso y saludable estilo de vida.

Es cierto, levantarse temprano es una actitud comúnmente encontrada en muchos CEO's (Chief Executive Officer, o lo que es lo mismo presidentes de empresas), personas encargadas de gobiernos y otras personas influyentes.

Margaret Thatcher, primera ministra del Reino Unido desde 1979 hasta 1990, se levantaba todos los días a las 5 de la mañana, Frank Lloyd Wright, arquitecto estadounidense que está considerado como uno de los principales maestros de la arquitectura del siglo XX, se levantaba a las 4 de la mañana y Robert Iger, CEO de Disney a las 4:30h. de la mañana, que se dice pronto.

Sé que está pensando que tu haces el mejor trabajo por las noches, pero... no tan rápido. De acuerdo con Inc. Magazine, las mañanas de las personas se caracterizan por ser más proactivas y más productivas. Además, los beneficios para las personas que tienen una vida antes de empezar su jornada de trabajo, siguen. Vamos a ver 5 de las prácticas que las personas exitosas hacen antes de las 8 de la mañana.

  1. Haz ejercicio. Aunque ya lo he dicho antes, lo vuelvo a recalcar. Muchas personas que trabajan, a diario hacen ejercicio antes de empezar su jornada laboral. Da igual que se trate de una sesión de yoga o una pequeña sesión de gimnasio (lógicamente, en muchos casos se referirá a las maquinarias de gimnasio de hogar que tengamos o sesiones de yoga a través de DVD's, etc.). Hacer esto, te dará un extra de energía para superar el día y una merecida sensación de logro. ¡Cualquier persona puede hacer frente a un montón de papeleo después de 200 abdominales!. Con este ejercicio matutino, también se evita que desfallezcamos tras una larga jornada de trabajo.

    No obstante, si no se te ilumina la cara con la idea de levantarte a las 5 de la mañana para correr, prueba a levantarte 15 minutos antes para hacer unos estiramientos, ayudarán a despertar a tu cuerpo y lo prepararán para el día que comienza.

  2. Planifica tu día. Maximiza tu potencial planificando la agenda para tu día, así como tus objetivos y metas. La mañana es un buen momento para realizar esta actividad, ya que a menudo, es uno de los pocos momentos de tranquilidad que una persona tiene a lo largo del día. Una reflexión sobre nuestra actividad antes de empezar nuestra jornada, ayuda a que prioricemos nuestras tareas y también conseguiremos resolver los posibles contratiempos que nos surjan para ajustarnos a nuestro horario.

    Pero recuerda, no te olvides de tu salud mental. Planee 10 minutos de descanso después de esa reunión estresante, para dar un rápido paseo al rededor de la manzana o un momento de meditación en tu escritorio.

    ¿Y que pasa con la comida? Pues no nos olvidemos de que también tendrá que ser lo más saludable posible. Reserva unos minutos por la noche para preparar el almuerzo del día siguiente, ya que te ayudará a recargar las pilas en mitad de tu jornada.

  3. Toma un desayuno saludable. Todos conocemos esa sensación de salir por la puerta con una taza de café en el cuerpo y una sensación de estomago vacio, y tan pronto se sientas en tu mesa de trabajo, te empiezas a preguntar cuanto tiempo queda para que la cafetería más cercana a tu oficina tenga preparados esos ricos bocatines de jamón y esas suculentas tortillas de patata.

    Eso, no bueno. Toma el tiempo necesario por la mañana para alimenta tu cuerpo para las tareas que tiene que afrontar a lo largo del día. Esto te ayudará a centrarte en lo que tienes entre manos y no en los rugidos de tu estomago.

    Y un desayuno tranquilo no solo es bueno para su salud física, sino que también es un buen momento para conectar socialmente con tu familia. Cinco minutos de hablar con tus hijos o pareja, mientras tomas un tazón con cereales ayudarán a mejorar tu estado de ánimo antes de salir por la puerta.

  4. Visualización. En esto días, se habla mucho de cuidar nuestra salud física, pasando por alto nuestra salud mental. La mañana, es un momento perfecto para pasar un rato tranquilo, en el que poder meditar o visualizar. Toma un momento para visualizar el día que tendrás por delante y céntrate en los objetivos y metas que conseguirás. Aunque solo sea un minuto de visualización y pensamiento positivo, puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo y las perspectivas de su carga de trabajo para el día.

  5. Haga en su día "Primero lo más duro". Todos tenemos una tarea en especial a la cual le tenemos miedo. La tenemos encima durante todo el día (o semana) hasta que finalmente somos conscientes de que la tenemos que acometer después de muchas dilaciones.

    He aquí, un consejo fácil para ahorrase todo el estrés que nos genera el peso de esa tarea indeseable durante todo el día. Ponla la primera en tu lista de tareas. La mañana es, generalmente, el momento del día en el que se está más descansado y en el que nuestro nivel de energía está más alto, lo que implica que estamos mejor preparados para manejar los proyectos más difíciles. Además, míralo de esta manera, tu día, se irá haciendo progresivamente más fácil, y no al revés. De esta forma, en el momento de terminar su jornada de trabajo, estarás terminando con la tarea más fácil de acometer y de cara a tu tiempo libre, más relajado. ¡ÉXITO!
Espero que este artículo te sea útil para mejorar tu día a día y si lo consideras, no olvides compartirlo con las personas de tu entorno para que ellas también puedan disfrutar de estos consejos sencillos de llevar a cabo.

Un saludo, Alberto López Villa
Modificación texto original "Forbes"

No hay comentarios:

Publicar un comentario